Artículos

Gerofeminismo: Revalorizando la edad en entornos laborales y sociales

30 noviembre 2021

La fundadora de este movimiento que busca relevar a las mujeres como sujetas políticas y de derecho comenta a REDMAD la importancia del gerofeminismo.

Todo partió durante la pandemia. Agnieszka Bozanic Leal estaba leyendo sobre feminismo y pronto se dio cuenta de que no había ningún postulado feminista que abogara específicamente por las mujeres mayores o que intentara acotar las brechas en ese grupo etario en específico.

“Fue así como convoqué a otras gerontólogas a empezar a trabajar los pilares de esta corriente contra hegemónica, donde se releva la importancia de las mujeres mayores como sujetas políticas, como sujetas de derecho, no como objetos de caridad”, cuenta.

Así, Agnieszka Bozanic Leal -presidenta de la Fundación GeroActivismo, que promueve una visión positiva del envejecimiento- cofundó la Red Gerofeminista Latinoamericana. “Su importancia es la de poder contar con una corriente específica que ponga en el centro a las mujeres mayores conscientes de que vivimos en una sociedad envejecida, longeva, por lo tanto, a futuro todas vamos a estar ahí. Es importante pensarse desde ya y abrazar esta lucha, porque no vamos a querer que nos discriminen porque nuestro carnet de identidad sale 60 o más años”, detalla.

Se trata de algo fundamental si se considera que, según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), entre 2010 y 2030 la cantidad de personas mayores en esta región se duplicará, de 58,57 millones a 119,67 millones. Asimismo, para el 2050, alcanzará la cifra de 195,87 millones, lo que significa que el 25% de la población de Latinoamérica será adulto mayor.

Ante esa situación, sostiene Agnieszka Bozanic Leal, los Estados deben comenzar a garantizar bienestar para llegar a la vejez digna desde ya, en particular las mujeres adultas.

Por eso, la Red Gerofeminista Latinoamericana busca evidenciar los llamados “viejismos machistas”, que, en palabras de su cofundadora, “merman la calidad de vida, el bienestar, la autoestima de estas mujeres». El viejismo machista es todo aquel estereotipo o prejuicio que deriva en conductas discriminatorias hacia mujeres mayores en específico y que tienen consecuencias negativas tanto a nivel de salud física como de salud mental, alienación social e incluso económica”, explica.

Intersecciones

La mexicana Monserrat Duarte, licenciada en Gerontología y parte del colectivo, comentó recientemente a La Tercera que “visibilizar la actualidad de las mujeres y de las mujeres adultas mayores, especialmente de aquellas que se encuentran en situaciones de mayor vulnerabilidad –indígenas, en situación de pobreza y analfabetismo, marginadas, con discapacidad, en situación de abandono, entre otras– sirve para sensibilizar a la sociedad en general y mejorar en la medida de lo posible sus condiciones de vida, además de ofrecer la posibilidad de un mejor futuro a las generaciones que vienen por detrás envejeciendo”.

La psicóloga Catherine Aravena, perteneciente a Vejez Activa Chile, coincide. En una reciente publicación en sus redes sociales, la experta mencionó que hay una deuda “con las mujeres envejecidas que viven en situación de vulneración social y económica”, especialmente aquellas que quedaron ajenas al sistema de cotización y quienes hoy envejecientes que han trabajado desde lo doméstico o la informalidad.

En la misma línea, Agnieszka Bozanic Leal dice que varios estudios en Chile demuestran que las mujeres mayores son las que tienen mayores tasas de trabajos informales y considera que es fundamental destacar la importancia que estas tienen en trabajos tradicionalmente invisibilizados, como los domésticos y de cuidados. “Según un estudio de Comunidad Mujer, las mujeres mayores aportan significativamente al PIB, entonces esto derriba uno de los mitos por excelencia de las personas mayores que dependen del Estado y del subsidio. Ellas contribuyen enormemente a la economía en Chile”, dice la experta.

De acuerdo con la Cepal, los mejores niveles de salud, el interés en el contenido y los aspectos sociales y económicos del trabajo, así como la expectativa de una vida más larga pueden estimular el interés de las personas mayores en seguir vinculadas con el mercado laboral o académico.

En efecto, en Chile el caso más visibilizado ha sido el de Drina Rendic, expresidenta del Consejo Asesor en Chile Transparente. Tras realizar a los 68 años Relaciones Internacionales en Harvard y ser la mejor alumna de su clase, dio una serie de entrevistas en las que dijo estar “convencida de que las mujeres deben salir a conquistar el espacio público a cualquier edad”. Más tarde, a sus 70 años, en 2013 fue la primera mujer latinoamericana nombrada miembro del National Musseum of Women in The Arts, en Estados Unidos.

Por ejemplos como el anterior Agnieszka Bozanic Leal dice que el gerofeminismo “es una puerta, un trabajo colectivo, es importante para mí pensar una vejez con otras mujeres. Que podamos pensar la vejez de forma digna y libre”.

Su mayor deseo es que feministas mayores, pero también jóvenes, puedan sensibilizarse y concientizarse acerca de esta temática, de lo importante que es hablar acerca del viejismo machista, de la violencia de género específicamente en las mujeres mayores y “otras tantas temáticas que son completamente invisibilizadas”.

Compartir

Artículos relacionados

NiMásNiMenos: la calculadora digital que mide la brecha salarial

NiMásNiMenos: la calculadora digital que mide la brecha salarial

01 agosto 2022 Leer noticia
Nuria Chinchilla: “Ya no tenemos que hacer revolución, sino evolucionar”

Nuria Chinchilla: “Ya no tenemos que hacer revolución, sino evolucionar”

19 julio 2022 Leer noticia
Economistas australianas plantean que, para tener más mujeres en roles de liderazgo, la clave es no pedirles que postulen

Economistas australianas plantean que, para tener más mujeres en roles de liderazgo, la clave es no pedirles que postulen

04 julio 2022 Leer noticia