Artículos

«Las mujeres dentro de las empresas son las más grandes agentes de cambio»

28 febrero 2019

Stella Zervoudaki, embajadora de la Unión Europea en Chile, dice que es necesario avanzar en tres frentes para cerrar las brechas de género: fortalecer la institucionalidad, crear instrumentos de medición y monitoreo, y lograr un consenso social para derribar los sesgos inconscientes.

Hace dos años y medio, que Stella Zervoudaki lidera la Delegación de la Unión Europea en Chile. Se trata de la primera vez que una líder femenina ocupa ese puesto en el país, formando parte del 28% de mujeres en cargos ejecutivos en el Servicio Exterior Europeo. “En 1994 había solamente un 5,6%”, recuerda Zervoudaki. “Las mujeres que estábamos en cargos directivos impulsamos cambios, en la manera de operar en las instituciones como políticas de trabajo flexible y un mejor equilibrio entre vida privada y profesional.”.

La igualdad de género ha sido un tema prioritario para la Unión Europea desde su constitución como comunidad política. El derecho a igual remuneración por igual trabajo, por ejemplo, se encuentra dentro de su tratado de creación y algunos Estados Miembros, como los países nórdicos, se han destacado especialmente por sus avances en materia de equidad de género en el mundo.

Como observadora internacional, cree que Chile está dando los pasos correctos para cerrar las brechas de género, con la creación de un ministerio y una ley electoral que incentive su participación en el sistema político. Fortalecer el marco legislativo e institucional es lo primero, dice Zervoudaki. Como segunda acción cree que es importante crear las bases para medir y monitorear los avances, y por último, establecer un consenso social para derribar los prejuicios asociados al género.

“Sin medidas proactivas para cubrir las brechas de género, la equidad va a demorar 70 años o más en lograrse. Eso es demasiado tiempo que perder en términos de productividad y desarrollo sostenible”, dice Stella Zervoudaki, quien a través de su programa de cooperación con Chile, trabaja con el Estado, la sociedad civil, el sector privado y las instituciones internacionales (ONU, OIT y OCDE), para apoyar una mayor igualdad de género en el país.

Cree que los proyectos de ley que empujan a las organizaciones a contratar más mujeres proponiendo metas numéricas y cuotas son un instrumento para acelerar el proceso. Sin embargo, afirma que nada puede reemplazar la “gran voluntad política y la capacidad de acción que tiene el mismo empresariado”. En ese contexto, sostiene que agrupaciones como Red MAD, que reúnen a mujeres que hoy están ocupando posiciones importantes en el sector privado, pueden ser un agente de cambio poderoso. “Ellas son las que pueden incidir en los planes de acción de la empresa y promover medidas”, dice Zervoudaki. “Las mujeres dentro de las empresas son las más grandes agentes de cambio”.

Compartir

Artículos relacionados

El rol de las empresas: tres casos de éxito desde el mundo público y privado en la promoción de una cultura inclusiva

El rol de las empresas: tres casos de éxito desde el mundo público y privado en la promoción de una cultura inclusiva

02 octubre 2020 Leer noticia
Compañías con diversidad de género tienen un 93% más de probabilidad de alcanzar resultados financieros superiores al promedio

Compañías con diversidad de género tienen un 93% más de probabilidad de alcanzar resultados financieros superiores al promedio

02 octubre 2020 Leer noticia
Equidad de género y foco en el capital humano: la estrategia de desarrollo que impulsó Noruega

Equidad de género y foco en el capital humano: la estrategia de desarrollo que impulsó Noruega

02 octubre 2020 Leer noticia