Artículos

Mujeres y ciencia: Nuevo conocimiento que genera riqueza

30 noviembre 2021

La física Dora Altbir y la astrónoma chilena Teresa Paneque ahondan en la importancia de contar con más mujeres en ciencia y comentan acerca de los males que las brechas de género generan.

Se trata de un tema que ha ido ganando impulso en los últimos años y, recientemente, fue destacado por José Miguel Benavente especialista líder principal del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), en el Summit REDMAD: la importancia de contar con más mujeres en las áreas de ciencia. “La ciencia y la tecnología no son hobbies de países ricos, sino parte de la explicación de por qué esos países son ricos”.

Según Benavente, los datos confirman que las mujeres que trabajan en ciencia son un 7% más productivas y pueden aportar significativamente al PIB per cápita de la región. Eso por eso que la creación de conocimiento es considerada clave para afrontar los retos de crecimiento y desarrollo económico con sostenibilidad y competitividad.

Sin embargo, hoy nos encontramos frente a una situación compleja: según cifras oficiales, en Chile el 51,3% de las matrículas de pregrado corresponde a mujeres. Este dato positivo contrasta con lo que ocurre en el área científica, donde la participación femenina se reduce al 22%, de acuerdo con un reciente estudio de Acción Educar, elaborado con las bases de datos del Consejo Nacional de Educación de Chile.

Además, solo el 16% de los centros de investigación son dirigidos por mujeres, mientras que en el Fondecyt 2017 (cifra más reciente) solo el 26% de los recursos para investigación fue adjudicado a científicas.

Asimismo, de acuerdo con el informe “Política institucional equidad de género en Ciencia y Tecnología 2017-2025” de CONICYT, la tasa de titulación femenina en programas de doctorado alcanzó un 43,7% para el 2017. Pero, de ese porcentaje, únicamente el 31% ocupa un puesto de trabajo con ese grado en las universidades, de acuerdo con el informe.

Se tratan de cifras preocupantes si consideramos que la ciencia y la tecnología, de acuerdo con diferentes investigaciones, definirán los puestos de trabajo del futuro. Es más: diversos informes apuntan que las STEM poseen un gran impacto en la transformación económica y social que se está experimentando, siendo además factores fundamentales en la innovación, el desarrollo sostenible y el crecimiento inclusivo.

“Un aporte invaluable”

¿Cómo se puede, entonces, avanzar en la participación de las mujeres en ciencia? ¿Y qué rol cumplen las científicas?
Dora Altbir, doctora en Física chilena, directora del Centro para el Desarrollo de la Nanociencia y la Nanotecnología de la Usach y Premio Nacional de Ciencias Exactas en 2019, comenta que, en los últimos años, la humanidad ha enfrentado retos vitales para su continuidad: El cambio climático, la crisis hídrica y ahora el Sars-Cov-2, dice, “requieren de respuestas globales basadas en el conocimiento. Para ello necesitamos más ciencia y no podemos, entonces, prescindir de la mitad de la población”.

“Esto me parece evidente no solo porque las mujeres son un porcentaje relevante de la humanidad y merecen la oportunidad de desplegar igualitariamente sus capacidades en cualquier ámbito de la vida, sino porque es precisamente en la interrelación de distintas visiones del mundo donde la búsqueda de conocimiento, ciencia y tecnología se hace más fructífera. En suma, porque la participación femenina es un aporte invaluable tanto en este como en otros campos de acción humana”, sostiene.

“La ciencia es un espacio donde siempre han estado presentes las mujeres, aunque lamentablemente con menor representatividad que los hombres. Históricamente, muchas de sus contribuciones fueron invisibilizadas por una concepción errada del mérito y el reconocimiento al logro”, comenta la física, añadiendo que “afortunadamente en esta década ya es clara su importancia, su aporte a los procesos de investigación con miradas diversas, pero, sobre todo, la excelencia de su trabajo. Sin incorporar más mujeres, aprovechando todo su talento y capacidades, el camino a nuestro tan ansiado desarrollo será mucho más difícil de recorrer”.

“Las mujeres tenemos mucho que aportar en esa cruzada, compartiendo con los hombres la vanguardia”, dice, añadiendo que la ciencia puede jugar un rol fundamental en el futuro, contribuyendo a superar “el modelo extractivo de desarrollo actual en nuestro país y llevándonos hacia la generación de innovaciones con valor agregado, respetando el medioambiente y la biodiversidad”.

Dora Altbir, doctora en Física chilena, directora del Centro para el Desarrollo de la Nanociencia y la Nanotecnología de la Usach y Premio Nacional de Ciencias Exactas en 2019. Fuente: Mineduc.

En la misma línea, la joven astrónoma chilena Teresa Paneque dice que “la importancia de que la ciencia sea un espacio donde estén representadas las mujeres es una necesidad básica para poder avanzar”.

“Aquí no se trata de que las mujeres sean mejores o peores que los hombres, se trata de que las mujeres representan la mitad de la población, representan la mitad de las vivencias, la mitad de las ideas, la mitad de los métodos. Entonces, el no permitir la heterogeneidad en las ciencias, el no permitir que las mujeres y que todas las diversidades, de distintos tipos, estén lo suficientemente representadas, no estamos teniendo la capacidad de resolver los problemas del futuro. Las grandes ideas pueden estar en esas mentes a las cuales no se les está permitiendo, fomentando, visibilizando la entrada”, añade.

Teresa Paneque considera fundamental combatir los sesgos y estereotipos sociales que siguen muy presentes. “Cuando nosotros le cortamos la opción y dejamos de apoyar o visibilizar las mujeres en ciencia, estamos enviando el mensaje de que las mujeres no pertenecen a esos espacios, y eso es totalmente incorrecto y al final perpetúa ciertos estereotipos de los cuales queremos deshacernos, porque no queremos que ninguna niña o joven sienta que no puede hacer preguntas o que no es capaz simplemente por el hecho de ser capaz”, dice.

En efecto, un estudio publicado por la revista Science en enero del 2017 reveló que desde los seis años de edad, las niñas comienzan a autopercibirse como menos brillantes o inteligentes que los niños, particularmente en el área de las matemáticas. La investigación propone que la socialización recibida durante la infancia en el primer ciclo educativo está profundamente permeada por los estereotipos de género, lo cual impacta directamente en la formación de sus intereses y en las decisiones que tomarán en el futuro.

Para Teresa Paneque, incorporar a más mujeres es fundamental para el desarrollo, porque “todo lo que se va resolviendo en la academia y el mundo científico puede ser puesto en práctica en el mundo social con todos y todas, apuntando al crecimiento y desarrollo”.

Dora Altbir coincide: “tenemos una oportunidad de mejorar nuestras condiciones de vida, investigando profunda y responsablemente, desarrollando nuevas tecnologías acordes a nuestro deber de respeto al medioambiente y a las personas, y resaltando al mismo tiempo nuestras capacidades científico-tecnológicas en aquellas áreas en las que tenemos mayor competitividad para aportar a un desarrollo que -esta vez- no podemos dejar pasar por el lado”, concluye.

Teresa Paneque, astrónoma chilena. Fuente: Tele13 Radio.

Compartir

Artículos relacionados

Índices y mediciones para promover una cultura corporativa de diversidad

Índices y mediciones para promover una cultura corporativa de diversidad

28 diciembre 2021 Leer noticia
La urgencia de contar con mujeres en la industria creativa

La urgencia de contar con mujeres en la industria creativa

28 diciembre 2021 Leer noticia
Gerofeminismo: Revalorizando la edad en entornos laborales y sociales

Gerofeminismo: Revalorizando la edad en entornos laborales y sociales

30 noviembre 2021 Leer noticia