Noticias

Socias fundadoras, 7 años de propósito compartido

02 diciembre 2022

32 mujeres tuvieron la visión de reunirse y formar una red para conectar, potenciar y visibilizar talento femenino con la finalidad de llegar a la alta dirección.

En diciembre de 2015, 32 mujeres dieron inicio a la Red de Mujeres en Alta Dirección, iniciativa que se formó a partir de dos grupos de mujeres profesionales: Mujeres en Alta Dirección y el grupo RED, surgidos del networking del Programa Board of Women de Mujeres Empresarias, la Universidad Adolfo Ibáñez y la Universidad Diego Portales. El propósito de REDMAD fue visibilizar a las mujeres profesionales presentes en los más diversos sectores de nuestra sociedad.

Ellas eran: María Isabel Aranda, Catalina Cabello, María Angélica Campino, Ana María Castro, Claudia Collao, Mariela Córdova, Claudia Escobar, Jessica Escobar, Dafne González, Mariana Hermosilla, Laurie Kelly, Cynthia Kirby, Loreto Larraín, Marlene Larson, Teresa Matamala, Winifred Oehninger, Andrea Orellana, Mariana Parody, Erica Pavez, Alejandra Pérez, Johanna Pérez, Macarena Renard, Alicia Reyes, Juanita Rodríguez, Lilian Ross, Andrea Rotman, Lilian Saud, Sara Smok, Paola Solari, Pamela Valdés, Maribel Vidal y Deborah Zoellner.

Conversamos con algunas de ellas para que nos compartieran cómo ha sido este recorrido de siete años.

Los inicios

Juanita Rodríguez cuenta: “Nos dábamos cuenta de la poca presencia de mujeres en alta dirección en general. Comentábamos lo difícil que era llegar a estos cargos y que tampoco había redes. De esa idea surgió esta iniciativa de hacer algo para aportar y para visibilizar a la mujer profesional. Había un espacio que no estaba cubierto. Nos enfocamos en las mujeres, en su avance y desarrollo profesional, y en cómo hacer que más llegaran a la alta dirección”.

Se constituyeron legalmente, hicieron un aporte monetario y dieron vida a REDMAD como personalidad jurídica. “Trabajamos previamente en generar y desarrollar el contenido que nos iba a permitir definir los objetivos, para qué nacimos, por qué existimos y qué queríamos hacer”, dice Juanita. “Hicimos un gran trabajo de levantamiento de información, como el estudio ‘Abriendo la Caja Negra’, para conocer qué pasaba con la mujer y las barreras en las organizaciones y las autoimpuestas. Los dos primeros años fueron de trabajo interno para definir nuestros valores y mensaje. Cuando estuvimos listas, desarrollamos el primer Summit, donde nos empezamos a presentar a la sociedad poniendo el tema en la mesa. Hicimos un trabajo de posicionamiento con stakeholders y constituimos el premio para que hubiese casos de éxitos replicables a otras instituciones. El tercer paso fue desarrollar la Misión Internacional para recoger la experiencia de países desarrollados”, recuerda.

La Misión Internacional se realizó en octubre de 2019 en Europa. En ella, 21 socias sostuvieron 34 reuniones bilaterales con organismos públicos, empresas, universidades, asociaciones gremiales y agrupaciones civiles similares a REDMAD en Suecia, Noruega, Reino Unido y España, con el fin de recoger buenas prácticas corporativas, en el ámbito público, empresarial y académico.

Alicia Reyes complementa: “Nosotras teníamos que generar este espacio. Discutimos el nombre pensando en una proyección internacional y que, de alguna forma, reuniera el contexto que teníamos como RED. Un foco eran las capacitaciones peer to peer, el otro estaba más enfocado en la alta dirección y, finalmente, juntamos los dos conceptos. Se formó un directorio temporal y, de ahí en adelante, se siguió a un ritmo muy acelerado un proceso de incorporación de socias y se conformaron los grupos de trabajo que nos posicionarían con un alcance más significativo. Se empezaron a armar los círculos, una de las cosas más potentes de esta RED, y la estrategia de comunicaciones, con el objetivo de posicionarnos como un actor relevante en la discusión”.

Continúa: “El punto de quiebre fue el segundo Summit donde, al menos, se duplicó el número de socias. También lo fue Misión Internacional, ya que ambos mostraron un grado de madurez de la organización. Hubo varias iniciativas de asociación con otras organizaciones, con foco en el desarrollo profesional y económico de la mujer. Otra dimensión en desarrollo fue la iniciativa de tener grupos de trabajo por regiones o zonas del país, donde el nivel de valoración de las profesionales y directoras mujeres y el espacio para incorporarlas es menor que en Santiago”.

Macarena Renard recuerda también estos inicios: “Nos empezamos a enseñar y a colaborar en los distintos desafíos que tenía cada una. Se armó esta RED preciosa de apoyo, de empoderamiento, de visibilizar el talento que cada una tenía, y especialmente el talento colectivo que podíamos lograr en grupo”.

Teresa Matamala enfatiza: “Desde un inicio nos enfocamos en mirar la Corporación como una organización sostenible en el tiempo, imprimiendo una mirada de corto, mediano y largo plazo. Diseño que integraba poder trabajar en forma paralela en la oferta de valor hacia las socias abordando las temáticas individuales, la potencialidad de apoyar y colaborar con las organizaciones y empresas y la influencia en el ámbito público. Nos dimos a la tarea de armar un mapa conceptual que nos permitiera establecer las causas estratégicas sobre las cuales construir una posición con contenido, argumentos y que pudiera conectarse con otros para sumar a la causa del avance de la mujer en las posiciones de alta dirección. Estamos convencidas que una sociedad más inclusiva y diversa requiere de liderazgos consientes y empáticos que promuevan la complementariedad de miradas y de la integración de visiones que permitan avanzar en temáticas concretas y en bajar las barreras de sesgos culturales”.

En estos años, REDMAD ha realizado una serie de estudios propios y en alianza con otros. Además del estudio “Abriendo la Caja Negra: Factores que impactan en la travesía de las mujeres hacia la alta dirección”, lanzado en octubre de 2016 con el apoyo de la Universidad del Desarrollo, a comienzos de 2020 desarrolló el “Resumen Ejecutivo de la primera Misión Internacional Mujeres en Alta Dirección”. En agosto de 2020 lanzó el “Modelo REDMAD de Liderazgo Inclusivo” y a inicios de 2021 publicó el “Estudio de flexibilidad laboral y género Chile-España: Una mirada comparada de los alcances del teletrabajo en mujeres ejecutivas y empresas en pandemia”, junto a la Asociación Española de Ejecutivas y Consejeras EJE&CON. En junio de 2021 publicó el estudio: “Mujeres en los Negocios: América Latina ¿Son las líderes mujeres realmente diferentes de los líderes hombres?”, junto a Thomas International, y en agosto de 2021 publicó el estudio: “Cómo se reparten las tareas del hogar ellos y ellas”, en alianza con Criteria. El estudio más reciente es “Percepción social del valor de las tareas domésticas y de cuidados”, de mayo de 2022, también realizado junto a Criteria.

Un balance

Paola Solari analiza estos siete años: “Me siento muy realizada y feliz de ver que nuestra misión: conectar, potenciar y visibilizar mujeres en la alta dirección, como asimismo nuestro objetivo de contribuir a la incorporación femenina en posiciones de liderazgo y alta dirección, en el ámbito público y privado, han dado frutos. Ha sido un camino intenso, colaborativo, comprometido e íntegro. Y hoy, desde mi rol de presidenta de la Comisión Fundacional, sigo velando por el propósito, los valores y el espíritu fundante de la Corporación”.

Lilian Ross añade: “Queríamos lograr que más mujeres participaran en la alta dirección de las empresas, con el objetivo de que la toma de decisiones, que hasta ese momento eran mayoritariamente tomadas por hombres, tuviera también una visión distinta y complementaria, que es la de las mujeres, para que las empresas tuvieran otra mirada enriquecedora y fueran a la vez sostenibles en el mundo en que vivimos con decisiones no solo basadas en utilidades sino que también en el bienestar de las personas y stakeholders. Me siento muy orgullosa de haber sido parte de ese grupo fundacional”.

Claudia Escobar afirma: “La historia nos ha dado la razón y ya logramos un gran porcentaje de mujeres en los directorios del sector público y tenemos finalmente un gobierno que está impulsando una ley de cuotas para el sector privado. Sin duda las socias fundadoras de REDMAD fuimos muy vanguardistas y visionarias, y hoy estamos muy contentas y orgullosas de nuestra red”.

Alejandra Pérez agrega: “Hoy siento gran orgullo y satisfacción por el rumbo que ha tomado REDMAD, ver a tantas mujeres talentosas conectadas en red y trabajando por nuestra causa es sin duda un distintivo y una señal de que esta semilla que plantamos el 2015 está dando sus frutos”.

Mirada a futuro

Lilian Saud comenta que hay varios desafíos. “El primero tiene que ver con mantener lo que nos conectó inicialmente, es decir, una comunidad o red tiene que evolucionar y a la vez mantener sus raíces. Existe hoy una comisión viendo este tema, lo que se agradece. Teníamos una visión y una estrategia de que fuéramos más mujeres en directorios a través de colaboración, el peer mentoring, que aún sigue en las mesas y círculos, y la visibilización de las socias, para la que se ha hecho un esfuerzo muy grande”. Los otros desafíos están relacionados con el crecimiento y la diferenciación: “Encontrar el punto exacto entre la red profesional que somos y la agenda de género. Y cómo hacer un crecimiento sostenible con la marca REDMAD, a lo mejor considerar un modelo de certificación a organizaciones o empresas”.

María Isabel Aranda, Past President y Presidenta del Consejo Asesor, reflexiona sobre el futuro de la Corporación: “No puedo dejar de reconocer lo realizado y logrado, que ha sido fruto de la visión y pasión de las socias fundadoras, del trabajo y del aporte valioso y diverso de nuestras consejeras y consejeros, y del valioso trabajo, generoso y colaborativo, de gran parte de las 550 socias que hoy componen esta Corporación. Estamos ad-portas de cumplir siete años de vida y, así como se habla en las relaciones de la comezón del séptimo año, creo que estamos en un punto de inflexión donde se hace clave consolidar y fortalecer nuestro gobierno corporativo para asegurar la sostenibilidad de REDMAD. También debemos cuidar y mantener el foco de nuestro trabajo y gestión en el logro del propósito y visión de REDMAD de llegar a ser la Red de Mujeres en Alta Dirección más relevante e influyente de Iberoamérica”.

En estos años, REDMAD se convirtió en un referente en materia de liderazgo femenino. Maribel Vidal, nuestra vicepresidenta, concluye: “Me gustaría destacar la labor de las socias. Ahora que somos más de 500 mujeres profesionales contamos con mayor talento, miradas e industrias. El desafío actual es cómo aprovechar todo este potencial. Las 32 socias fundadoras tuvimos el honor de marcar el inicio, pero finalmente la obra es de todas. Nuestra mayor satisfacción es saber que, eso que visionamos en un comienzo, les hizo sentido a tantas mujeres que se fueron sumando a nuestra causa. Lo que hemos logrado hasta ahora es gracias al trabajo de todas las socias que se han ido incorporando y las que están, día a día, colaborando como voluntarias”.

Compartir

Artículos relacionados

Conmemora este 8M, durante todo el Mes de la Mujer, con la asesoría de REDMAD

Conmemora este 8M, durante todo el Mes de la Mujer, con la asesoría de REDMAD

06 febrero 2023 Leer noticia
Consultoría REDMAD: aportando a las organizaciones desde la experiencia

Consultoría REDMAD: aportando a las organizaciones desde la experiencia

03 febrero 2023 Leer noticia
Exitosa Jornada de Reflexión Estratégica junto a nuestras socias

Exitosa Jornada de Reflexión Estratégica junto a nuestras socias

31 enero 2023 Leer noticia