Nuestras Socias

«El lenguaje es importante y tenemos que asumirnos como mujeres cuando hablamos»

02 octubre 2020

Durante su carrera profesional Myriam Fliman, economista y socia REDMAD, transitó múltiples veces entre el mundo público y privado. En esta entrevista aborda su postura a favor de las cuotas de género y explica por qué nunca dejó que la llamaran ‘presidente’ de un directorio en vez de ‘presidenta’.

«Me encuentro disfrutando plenamente la vida. Cumplí muchas cosas y ahora me siento libre para hacer lo que me haga feliz». Así describe su momento actual Myriam Fliman. Esta socia REDMAD jubiló recientemente luego de haber desarrollado una multifacética carrera profesional que la llevó a desempeñarse en importantes cargos en el mundo público y privado.

Fue consejera del Sistema de Empresas Públicas, directora ejecutiva del Museo Interactivo el Mirador y subdirectora del Servicio Nacional de Turismo. Además, se ha desempeñado en la alta dirección en empresas estatales, como ex presidenta del directorio de Sasipa y ex directora del Puerto de Antofagasta. Junto a ello, en su rol de empresaria, en el año 2003 fundó el Hotel Ultramar en Valparaíso.

«He tenido una vida profesional sumamente interesante e inesperada para mí. Nunca hice desarrollo de carrera, nunca soñé con desempeñarme en alta dirección”, relata Myriam Fliman, quien destaca la importancia del apoyo de otras mujeres en la construcción de su carrera profesional.

«Fui una de las pocas excepciones que pudo cruzar el techo de cristal. No sé si fue por mi formación o porque mi familia me permitió pensar que podía ser quien yo quisiera. Pero creo que la fuerza más importante fue la compañía y el apoyo de otras mujeres. Ahí aprendí que o nos movíamos juntas o no nos movíamos».

«Hay que entender que somos parte de una sola cosa»

Interesada en el estudio de la metafísica, Myriam Fliman cree en la importancia de transitar desde una cultura del ego –que pone énfasis en el individualismo–, hacia una cultura del alma. “Hay que entender que somos una sola cosa, todos los seres humanos somos como gotitas del mismo mar. Comprender esto me ha permitido transitar el camino a la libertad que yo elegí, entendiendo que soy parte de un todo y que tengo que aportar a un grupo», afirma.

Es este convencimiento el que la impulsó a formar parte de REDMAD. «Cuando supe de la corporación dije quiero ser parte de estas mujeres valientes y brillantes que fueron capaces de crear una red con inteligencia. Mi mayor interés es colaborar desde lo que yo soy para hacer crecer la red», explica.

En este sentido destaca la importancia histórica que ha tenido el trabajo colectivo para el avance de las mujeres en la sociedad. «Pude hacer lo que pude hacer porque muchas generaciones antes que yo abrieron camino, desde las sufragistas en Inglaterra y todas las generaciones de mujeres que arriesgaron su vida por tener mínimos derechos. Si como mujeres pensamos que llegamos donde llegamos porque somos parte de las mejores, yo creo que es una ingenuidad. Todas estamos montadas sobre generaciones de otras mujeres que fueron abriendo el camino».

«Pude hacer lo que pude hacer porque muchas generaciones antes que yo abrieron camino», Myriam Fliman.

«El lenguaje es un tema importante”

A juicio de Myriam “no hay mujer en el mundo que no tenga alguna cultura machista dentro de la cabeza”, algo que muchas veces limitaría el desarrollo profesional femenino. En su opinión, para superar estas trabas es importante la auto observación y poner especial atención en el lenguaje que se utiliza.

“Me ha tocado escuchar mujeres que hablan que yo soy juez. Tú eres jueza, no eres juez. Hay que empezar a mirar la cultura que una tiene dentro de su propio pensamiento e ir refinando esta cosa. Tenemos que asumirnos como mujeres cuando hablamos. Yo presidí un directorio de una empresa pero nunca acepté que me llamaran presidente. Yo soy la presidenta porque soy mujer y tengo derecho a mostrarme como mujer”, dice.

“Soy partidaria de las cuotas”

Como ex consejera del Sistema de Empresas Públicas, Myriam Fliman recibió el mandato de gobierno de la entonces Presidenta Michelle Bachelet de alcanzar una representación femenina en directorios de empresas públicas de un 40%. En base a esta experiencia, considera que se necesitan leyes y políticas específicas para alcanzar una igualdad de género en la alta dirección.

“Todos los cargos de alta dirección son cargos de poder. Cuando tú tienes cargos de liderazgo, ya sea en lo económico, político, judicial ¿quién va a estar dispuesto a decir yo me retiro para poner a una mujer ahí? Es ir en contra de la naturaleza de las personas. No va a ocurrir, por eso yo soy partidaria de las cuotas, porque a mi criterio, esta es la única manera en que se pueden hacer este tipo de cambios”, concluye.

Compartir

Artículos relacionados

“La manera de enfrentar la crisis de confianza en Chile es a través del liderazgo inclusivo”

“La manera de enfrentar la crisis de confianza en Chile es a través del liderazgo inclusivo”

02 octubre 2020 Leer noticia
“Hay que dejar de ver el servicio público como algo ajeno y atreverse a participar”

“Hay que dejar de ver el servicio público como algo ajeno y atreverse a participar”

28 agosto 2020 Leer noticia
La mujer que lidera la transformación digital de la Quinta Región

La mujer que lidera la transformación digital de la Quinta Región

27 agosto 2020 Leer noticia