Nuestras Socias

“Hay que salir de la zona de confort para crecer”

25 mayo 2020

Ingeniera comercial y magíster en Finanzas, nuestra socia REDMAD ha desarrollado una carrera en el sector de las compañías de seguro, la academia y las inversiones en infraestructura. Actualmente se desempeña como directora de Puertos de Talcahuano, PAZ Corp, Fundación Camino, y recientemente fue nombrada en el directorio de Confuturo.

Jennifer Soto cuenta que entró a estudiar ingeniería comercial gracias a un consejo de último minuto. En ese momento, no tenía muchas certezas sobre su futuro vocacional ni referentes a los que pudiera acudir, pero decidió arriesgarse e iniciar un camino que la ha llevado a liderar entornos tradicionalmente masculinos.

“Yo no sabía qué era ingeniería comercial. Entré bien arriba en el ranking y pensé, ‘me va a ir bien porque me fue bien en la prueba’. Pero el primer año fue sumamente difícil, no entendía nada y me tuve que encerrar a estudiar sin ver a nadie. Tenía un tremendo gap que cerrar. Era muy angustiante, un golpe al orgullo y a la autoestima, pasé de ser la mejor alumna en mi colegio, a una del ‘montón sufriente’ el primer año de la universidad. Pero finalmente, gracias al enfoque y esfuerzo, terminé siendo una de las mejores alumnas”.

“Vengo de una familia que tenía pocos referentes en temas universitarios. Estudié en un colegio sencillo de Recoleta donde el objetivo, en esa época, no era que los alumnos entraran a la universidad”, cuenta Jennifer Soto. Pero, la excelencia le permitió abrirse camino en el rubro de las finanzas, particularmente en el mundo de la inversión, y convertirse en la primera mujer en formar parte del directorio de Confuturo en abril.

Abriendo caminos en el mundo financiero

Durante sus estudios universitarios, Jennifer Soto se fue dando cuenta de que le gustaban las finanzas, área en la que se especializó a través de un magíster. Mientras cursaba su posgrado, realizó una práctica profesional en la compañía de seguros La Interamericana, empresa a la que regresó luego de terminar su máster para desempeñarse en el área de Estudios y luego en la mesa de dinero, un ámbito tradicionalmente masculino.

“Ahí partió mi vida en compañías de seguros, luego me fui a Bice Vida, lugar donde me desarrollé profesionalmente durante casi 17 años”, describe. Cuenta que en ese momento, comenzó a mirar referentes a seguir, especialmente mujeres líderes. “Seguía sus entrevistas, la forma en que pensaban y abordaban temas, y coincidentemente, muchas de ellas eran directoras de empresas, que empezaban a ser mucho más visibles en el mercado. Me llamaba mucho la atención esa mirada global que tenían, más estratégica. Empecé a sentir fuertemente la necesidad de ir por nuevos horizontes”, cuenta.

En diciembre de 2017, y guiada por ese impulso, decidió dejar su trabajo en Bice Vida para comenzar una carrera en la dirección de empresas. “Dije voy a hacer el intento, sentía que tenía la edad tal que, si me iba mal, podría volver a mi trabajo”. Para ello buscó un lugar donde ir a absorber experiencia de otras mujeres, y se fue al programa Women on Boards: Succeeding as Corporate Director, en Harvard Business School. “Ahí, además de entregarme valiosas herramientas de gobiernos corporativos, pude compartir con mujeres increíbles, por ejemplo, Andi Owen, quien estaba pasando momentos críticos como presidenta a nivel mundial de Banana Republic, o Linda Rabbitt que nos compartió sus experiencias como empresaria en el rubro de la construcción en Estados Unidos, todas hoy tenemos una red de apoyo, en donde celebramos nuevos desafíos y nos complementamos con tendencias y temas relevantes’.

«Me llamaba mucho la atención esa mirada global que tenían las mujeres líderes, más estratégica», Jennifer Soto.

Nueva apuesta profesional

El 2018 fue un año de intensos cambios para Jennifer Soto. Comenzó a hacer clases en el Máster en Finanzas del ESE Business School de la Universidad de los Andes y fue nombrada directora en PazCorp y Puertos de Talcahuano.

Desde ese entonces ha profundizado su trabajo académico. Volvió a la Universidad de Chile a hacer clases y escribió un paper sobre financiamiento de concesiones junto a los economistas Eduardo Engel, Alexander Galetovic y Ronald Fischer, el cual se presentó en la Hoover Institution de la Universidad de Stanford. En 2019, ingresó al Círculo de Honor de la Facultad de Economía y Negocios de dicha universidad. “La Universidad de Chile me dio este premio que me llena de orgullo, es un premio a todo el esfuerzo y al mérito”, destaca.

Desde 2018 Jennifer Soto se desempeña como directora en Fundación Camino, organización que se creó con el objetivo de acoger y contener a jóvenes de escasos recursos, que se enfrentan a un cáncer. Además, la fundación acaba de terminar la construcción de una casa de acogida en Providencia, para recibir a los jóvenes con cáncer y a sus acompañantes. “Esta es la primera fundación que existe en Chile focalizada en jóvenes con cáncer”, cuenta sobre esta experiencia.

“Lo más lindo, que he aprendido acá, es el enfoque que le ha dado Vicente Monge junto a todo el equipo, que es nuestra bandera, ‘la importancia es el camino y no tu destino’. Es aprender a vivir la vida y disfrutarla, enfrentar esta enfermedad no con el temor al final, sino aprender a vivir el hoy, vivir el camino de la mejor forma posible, sea cual sea el destino final de este desafío que te plantea la vida”, agrega.

El interés de Jennifer por participar en esta fundación está marcado por su historia de vida. “Mi mamá por 16 años fue voluntaria del Instituto Nacional del Cáncer, perteneció a las Damas de Azul. Ella, a los 40 años se enfermó de cáncer por primera vez, se sanó y luego de eso, se focalizó fuertemente en ayudar a la gente con esta enfermedad. Lamentablemente, muchos años después contrajo nuevamente la enfermedad, un cáncer muy agresivo, duró un par de meses con nosotros, pero se fue súper agradecida de lo que había vivido y murió como ella nos pidió, con su traje de voluntaria, ella era de una sencillez y generosidad inagotable, ese traje le había dado mucho sentido a su vida. Por eso, cuando me regaló la vida esta oportunidad, de ayudar a algo que es tan sensible para mí, lo agradecí muchísimo y me sentí una vez más, una mujer afortunada. Tenía que estar en esa fundación ayudando, porque es parte de mi historia”, relata Jennifer.

Compartir

Artículos relacionados

“Hay que dejar de ver el servicio público como algo ajeno y atreverse a participar”

“Hay que dejar de ver el servicio público como algo ajeno y atreverse a participar”

28 agosto 2020 Leer noticia
La mujer que lidera la transformación digital de la Quinta Región

La mujer que lidera la transformación digital de la Quinta Región

27 agosto 2020 Leer noticia
Elvira Chadwick: “El rol de los investigadores es llevar la calle a las mesas de toma de decisiones”

Elvira Chadwick: “El rol de los investigadores es llevar la calle a las mesas de toma de decisiones”

29 julio 2020 Leer noticia