Nuestras Socias

“La creatividad está permanentemente en mi vida, ya sea en mis espacios de ocio, como en mi vida laboral”

14 abril 2022

Paula Gutiérrez comenzó su carrera en marketing a los 30 años y hace seis años fundó Simark. Considera que tuvo un recorrido al revés, donde partió en grandes empresas y, al final, se topó con un gran fracaso que la ayudó a aprender sobre sí misma. “El que no fracasa, es porque nunca ha tratado de cruzar un río”, dice.

“Estudié publicidad en la Universidad del Pacífico, sin embargo, nunca quise trabajar en una agencia de publicidad”, cuenta Paula Gutiérrez, consultor de marketing estratégico y coach ejecutivo, mamá de tres hijos grandes y dueña de su propia empresa de marketing llamada Simark.

“Ingresé a esta carrera porque siempre fui muy curiosa, muy lectora y me hacía sentido esta multiplicidad de miradas que tiene. Desde pequeña me inquietó este tema porque había que entender la psicología, la sociología, la estadística. Hice toda la carrera y después me especialicé en marketing en Berkeley y en la Universidad de Chile. En 2014, me diplomé y certifiqué de coach ejecutivo en la Pontificia Universidad Católica”, comenta.

Paula se casó joven, a los 19 años, a los 21 fue mamá por primera vez y luego vivió en EE.UU. con su esposo. Antes había estudiado diseño, pero no ejerció. “Partí mi segunda carrera tarde. Comencé a estudiar ya con dos hijos chicos y 26 años, y con todo lo que esto significaba. Aprendí mucho, porque me dediqué con más esmero a poder sacar esta meta”, confiesa.

Carrera meteórica

Comenzó en marketing pasados los 30 años. “Combiné una cosa que tengo en mi naturaleza, que es una seguridad en mis capacidades muy grande, con una mirada de la vida donde las cosas suceden y siempre estoy en el “sí” en términos de la positividad, a pesar de todos los obstáculos. Y me tocó la suerte de que esto coincidió con empresas que buscaban un perfil como el mío y esa estrella me acompañó mucho en mi vida. Mi carrera la pude desarrollar en empresas de mucho renombre, multinacionales grandes, que me permitieron entregar todo lo que había aprendido”, dice Paula.

Trabajó en Bausch & Lomb para Ray Ban, Ericsson y Samsung Electronics, entre otros. “Fue una carrera muy bonita en el ámbito del marketing corporativo”, recuerda Paula, “partí al revés de la gente, que comienza tranquila, se desarrolla y llega a cúspide. Yo partí como avión, tuve un desarrollo muy bueno y exitoso, pero en mis dos últimos trabajos como ejecutiva corporativa uno fue un fracaso muy grande y el otro; un desagrado”.

Se decidió y armó su propia empresa de marketing hace seis años. Se llama Simark, (soluciones integrales de marketing) y tardó un año en realmente empezar a vivir de ella.

“Al principio una trastabilla y dan nervios, pero en un minuto tenía la certeza absoluta de que ese era mi camino. No echaría pie atrás para nada, he tenido ofertas de trabajo y nunca he dudado que este es mi camino”.

Lecciones del fracaso

Paula considera que del fracaso aprendió mucho. “No lo desconozco, porque creo que es súper importante para mí y siempre lo cuento porque creo que de los fracasos uno aprende montones. Por algún motivo raro en Latinoamérica no están bien catalogados, pero en EE.UU. todos hablan de sus fracasos porque así se va aprendiendo. El que no fracasa, es porque nunca ha tratado de cruzar un río. Fue fuerte, pero me sirvió”.

Aconseja mirarlo con simpatía y ternura. “Siempre va a doler y hay que darle espacio a ese dolor, pero también hay que tomarlo y analizar internamente qué sucedió. Sacar conclusiones y llevarlas como un aprendizaje de vida para no volver a repetirlo. Hay una parte que tiene que ver con el contexto y el rol, y otra parte personal donde yo sentí que no tenía que irme de mi trabajo anterior y descubrí que mi driver no era el dinero. Hay que tener mucho autoconocimiento para poder ser consecuente con el alma de cada uno y con lo que te mueve, tus capacidades, habilidades y los entornos que te hacen bien”.

Maternidad y redes

Paula crio a sus hijos “desde la intuición misma y la administración remota”, porque viajaba mucho por trabajo entre medio. “Ojalá hubiese podido evitarlo, pero no era parte de mi realidad porque me era importante sacarlos adelante y darles una buena calidad de vida. Lo hice con ayuda doméstica y siempre corriendo, lo que significó no poder hacer redes. Ahora veo las desventajas con el mundo de los hombres. Hubo mucho sacrificio, empuje, fuerza y mucho automático. Ojalá hubiera tenido un REDMAD y esta cantidad de mujeres para hablar de estos temas en ese momento de mi vida”.

Lleva más de cinco años en la corporación, en sus inicios estuvo en la Mesa de Comunicaciones y ahora lleva más de dos años como facilitadora. “Forma parte de mi vida y hoy puedo decir que la experiencia ha sido muy gratificante. Quiero apoyar a las mujeres en una lucha que veo enfocada en dos pilares: el externo, que sí está avanzando, aunque se requiera de mucho más, y el interno, donde aún me sorprende esa capacidad de las mujeres de ponernos obstáculos, como si la vida misma no tuviera suficientes. Nos cerramos puertas antes de ver si efectivamente están cerradas. Nos esforzamos mucho para llegar donde queremos y siempre pensamos que estamos al debe, como el síndrome del impostor». 

«Me gusta invitar a las mujeres a que se den cuenta y tomen consciencia de cuando se están auto boicoteando”, dice. 

En sus ratos libres le gusta todo lo que tiene que ver con el arte. “La creatividad está permanentemente en mi vida, ya sea en mis espacios de ocio, como en mi vida laboral”, afirma. Antes dibujaba, luego pasó muchos años pintando en acrílico y ahora teje a crochet y palillo: “Es un vicio y un relajo absoluto”. Además, hace deporte todos los días.

“Me gusta mucho trotar. Yo solucioné muchas cosas desde el punto de vista estratégico de cómo armar mi empresa o solucionar un problema trotando. Y aún lo hago. También soy una adicta a los buenos libros y el cine. En mi vida laboral, la creatividad está ligada al desarrollo estratégico, pero es una forma diferente de aplicarla, ya que va de la mano de un alto nivel de análisis y comprensión de los entornos, las audiencias, los procesos y, en resumen, de todos los factores de éxito que están involucrados en cada proyecto o problema a solucionar”.

Compartir

Artículos relacionados

“Mi propósito es ayudar a que empresas y personas sean más conscientes y felices para lograr sus objetivos”

“Mi propósito es ayudar a que empresas y personas sean más conscientes y felices para lograr sus objetivos”

13 septiembre 2022 Leer noticia
“Uno de mis poderes es la capacidad de conectar a las personas”

“Uno de mis poderes es la capacidad de conectar a las personas”

13 septiembre 2022 Leer noticia
“Las mujeres tienen que confiar en los recursos que tienen, como el aprendizaje y la experiencia”

“Las mujeres tienen que confiar en los recursos que tienen, como el aprendizaje y la experiencia”

30 agosto 2022 Leer noticia