Nuestras Socias

Lilian Ross: “Las empresas deben evolucionar y nosotras somos el instrumento para esta evolución”

20 mayo 2024

Puede ser descrita de múltiples maneras: empresaria, inversionista, directora, mentora, esposa y madre. Lleva más de 20 años dedicada a asesorar a empresas, siendo una entusiasta en colaborar en sus procesos de formación. Entre sus logros más destacados se encuentra su papel como socia fundadora de REDMAD y su inclusión en la lista de Forbes Chile como una de las 30 mujeres más poderosas del país.

Lilian Ross es Ingeniera Comercial de la Universidad Católica de Chile. Con el objetivo de aprender más, perfeccionarse y agregar más conocimiento en su hoja de vida, realizó un Master in Business Administration en la misma casa de estudios.

Su trayectoria laboral siempre se ha visto inmersa en el mundo empresarial, del marketing y del servicio al cliente. Fue gerente de toda esa área en el Consorcio Nacional entre 1989 y 1996, y también profesora del curso Mercados I en la UC.

Sin embargo, es en su propia empresa donde demuestra más su orgullo. Fidelis Marketing Relacional empezó hace 25 años, siendo un proyecto que originalmente había germinado con una amiga de universidad. “Después de tres años emprendimos caminos distintos y, en ese momento, mi esposo se unió al negocio. Lo vimos como un desafío familiar y desde entonces hemos estado trabajando juntos. Actualmente, mi hija también forma parte del equipo como gerente general, mientras que yo me desempeño como directora ejecutiva”, cuenta Lilian.

La fundación de REDMAD

En 2012, Lilian realizó el programa Board Of Women (BOW) y se encontró con un grupo de mujeres, que, en sus palabras, eran muy potentes. Desde ese momento consideró importante que mujeres de alta dirección generaran redes. “Estábamos rodeadas de hombres en el mundo corporativo y empresarial y nos interesó mucho trabajar para que el género femenino entrara en este espacio”.

Fue ese mismo año donde nació “MAD” y al año siguiente conocieron a otro grupo de mujeres que también tenían la misma inspiración. Aquel colectivo llevaba el nombre de “RED”. “Ambos equipos nos juntamos debido a que teníamos un propósito muy parecido, y fue en ese momento donde se formó REDMAD”, recuerda Lilian.

“La inspiración para REDMAD fue pensar que las organizaciones tenían mucha energía masculina y que las mujeres éramos minoritarias en la toma de decisiones. Las empresas deben evolucionar y nosotras somos el instrumento para esta evolución”, comenta.

Y agrega: “Las empresas son un ente muy importante en nuestra sociedad y, para que se transformen en un buen ciudadano corporativo en la toma de decisiones, nos necesitan a nosotras. Estas opciones deben ser beneficiosas no solo para el accionista, sino que para todos los stakeholders. Por eso es necesario esta energía femenina en las organizaciones”.

El propósito de REDMAD

En la reciente asamblea de abril, Lilian fue elegida para continuar formando parte de la Comisión Fundacional de la red, esta vez en calidad de presidenta. Este espacio, asegura, “es muy lindo porque podemos acompañar al directorio en las distintas etapas y desafíos que trae consigo el cargo”. Asimismo, fue directora titular y suplente, y fundadora de los Círculos de Socias.

Esta última instancia tiene mucha importancia para las socias, afirma: “Las mujeres nos empoderamos en grupos más pequeños, así logramos tener la cercanía necesaria y una retroalimentación más personalizada”. También, añade que es muy valioso tener este tipo de actividades con las socias y que hoy existen más de 30 círculos: “Cuando las mujeres hacemos redes y estamos en cercanía, somos muy colaborativas”, asegura.

En relación al propósito inicial de la organización, Lilian destaca que siguen siendo “un grupo colectivo de mujeres que trabaja voluntariamente por una causa”. Considera que ha habido avances, pero que siempre han tenido en mente que los frutos de este trabajo no son principalmente para ellas, sino que para sus hijas y nietas. “Es una intención a largo plazo y hoy ya hemos visto a más mujeres en rubros masculinizados”.

El mundo de los emprendimientos

Lilian está casada con un italiano hace 38 años. Junto a él tienen tres hijos y componen “una familia de ingenieros comerciales”, pues los cinco se dedican a este rubro. “Mis tres hijos son personas muy integrales y, por sobre todo, felices. Eso es lo único que uno desea para ellos”, dice.

También es inversionista ángel y actualmente se desempeña como presidenta del directorio de Chile Global Angels, que fomenta el emprendimiento de start-ups y las inversiones en estas. Además, el año pasado fue incluida en la lista de Forbes Chile como una de las 30 mujeres más poderosas del país.

Es consejera, realiza charlas motivacionales e incluso escribió un libro junto a su marido llamado “Renacer Espiritual de la Empresa”, donde toca temas como empresas conscientes, cómo estas van evolucionando y cómo las mujeres son el instrumento para que esto suceda.

Lilian disfruta de meditar, tejer, pintar y hacer cerámicas. “Día a día trabajo mucho con la mente y creo que es muy importante también conectar con las manos, con el cuerpo. Hay que compatibilizar estas dos cosas”, finaliza.

Compartir

Artículos relacionados

Patricia Muñoz: “Es crucial pavimentar el camino para las próximas generaciones”

Patricia Muñoz: “Es crucial pavimentar el camino para las próximas generaciones”

17 junio 2024 Leer noticia
Robin Melina Kinsman: “El mejor desarrollo de carrera debe estar alineado a la forma de ser de la persona”

Robin Melina Kinsman: “El mejor desarrollo de carrera debe estar alineado a la forma de ser de la persona”

17 junio 2024 Leer noticia
Patricia Sabag: “Es muy importante que las mujeres aprendamos a generar redes”

Patricia Sabag: “Es muy importante que las mujeres aprendamos a generar redes”

03 junio 2024 Leer noticia