Nuestras Socias

Sandra Gatica: “Si dejamos afuera a las mujeres, se deja de abarcar un mundo”

13 septiembre 2023

Cuenta con una importante trayectoria en el rubro tecnológico y con un fuerte interés por hacer de las empresas espacios abiertos hacia la inclusión y la diversidad. Actualmente, vive en Barcelona y está cursando un máster en Operaciones e Innovación, área que también le apasiona.

Tras titularse como ingeniera civil industrial en la Universidad de Chile en 2005, Sandra Gatica ingresó al mundo de las telecomunicaciones como ingeniera de proyectos Internacionales en Sixbell Nekotec Solutions. Después de dos años en este rubro migró al área de la salud, donde se sumó a su padre en el desarrollo de la entonces Pyme Rayén Salud.

Esta empresa se encontraba desarrollando un software de gestión de atención primaria. “Era una empresa tecnológica y tuve que hacer un trabajo de validación bien fuerte porque llegaba como la hija del dueño”, recuerda Sandra. Además, previo a la masificación de la tecnología, junto a su equipo tuvieron que enfrentar el desafío de la transformación digital en el área de la atención primaria de salud. “Después nos ganamos un gran contrato con el Estado y eso significó que tuvimos que salir a vender el sistema en todo Chile”, indica.

Tras cinco años desempeñándose como gerente de servicios, pasó a coliderar la empresa junto a su padre en calidad de subgerente general. Ese mismo año, les llegó la inquietud por innovar: “En 2014, empezamos a ver el tema de la telemedicina y otras funcionalidades. Cometimos todos los errores que hay que cometer cuando uno innova, pero aprendimos mucho también”.

En 2017, Sandra asumió como gerente general de Rayén Salud. Sin embargo, tras una difícil experiencia personal y debido a su deseo de ser madre, decidió retirarse del cargo para seguir trabajando en otras áreas de la empresa. “Ahí dije: bueno, tengo 40 años, si quiero tener hijos, es ahora o nunca”.

Cuando llegó la pandemia Sandra ingresó al directorio de ACTI – Asociación Chilena de empresas de Tecnologías de la Información- y asumió como directora suplente en Data Observatory Foundation, donde continúa hasta el día de hoy, siendo directora titular. Además, tomó el cargo de directora de asuntos corporativos en su antigua empresa e incursionó en el mundo de las consultorías, como consultora de innovación en AES Andes. Además, se mantiene activa como mentora de startups en OpenBeaucheff y mentora de mujeres en distintos espacios.

Hoy, Sandra vive en Barcelona y está realizando un máster en Operaciones e Innovación en Esade.

El 50% del mundo

Paralelamente a su trayectoria profesional, Sandra realizó en 2014 el curso BOW -Board of Women. A partir de esta experiencia, cuenta: “Me di cuenta de que era la única mujer en las reuniones y empecé a pensar: ¿Por qué no hay mujeres en tecnología, y menos aún, en cargos como el mío? Me di cuenta de que teníamos que hacer algunos cambios y comencé a implementar una política de diversidad. No solo de género, sino que en todos los sentidos”.

A raíz de esto, en 2016 ingresó a REDMAD, donde se desempeñó inicialmente en el Comité de Gestión de Actividades. Hoy, a la distancia, forma parte de la mesa de Innovación y Emprendimiento y continúa reuniéndose con su círculo: “Ha sido el mismo desde que yo ingresé y somos todas muy diferentes, desde lo profesional hasta lo personal y espiritual, pero hay un respeto muy lindo. En la red he tenido la suerte de conocer muchas mujeres muy poderosas, en todo el sentido de fuerza, y he generado redes que me han ido nutriendo otros espacios”, cuenta.

Para Sandra, su paso por España también ha sido un llamado de atención respecto a la presencia femenina en los espacios de poder. “En España, las cifras en alta gerencia no son tan buenas, correspondiendo a un 25%. Tampoco hay mucha conciencia. Por ejemplo, muchas de mis compañeras del máster no tienen internalizada la existencia del techo de cristal y menos mis compañeros. Esas cosas duelen, porque estoy en un país desarrollado donde debería haber un poquito más de avance. Pero no”, relata.

Para ella, la importancia de incorporar mujeres en espacios laborales, de decisión o incluso en rubros masculinizados como la tecnología, “viene de algo tan simple como que representamos al 50% de las personas del planeta. O sea, ¿cómo va a ser que en una empresa no pueda haber la misma cantidad de mujeres y hombres trabajando juntos? Si dejamos afuera a las mujeres, se deja de abarcar un mundo”.

Con un pie en Chile

En su proceso de mudarse a Barcelona para estudiar, Sandra recibió el apoyo y compañía de su pareja, con quien tiene a su hija Matilda, de cuatro años. Él, cuenta Sandra, estaba comenzando un proyecto cuando tomaron la decisión de cambiarse de país. “Tiene una startup relacionada con la digitalización de ciudades y gobierno locales y yo soy su mentora. Antes de venirnos, él viajó para generar redes de contacto y nos ha ido bien. Hoy estamos empezando con algunos pilotos”, confirma.

A pesar de esto, aún no abandona Chile completamente: “Sigo mentoreando y estoy en los directorios activamente, así que todavía tengo un pie en Chile”, afirma. También está retomando un deporte que la ha acompañado toda su vida: “Estoy tratando de volver al voleibol playa. Yo jugué voleibol en muchos equipos amateur en Santiago y era feliz jugando con mis amigas. Ahora, a mis casi 45 años, estoy volviendo a entrenar”.

Compartir

Artículos relacionados

Carina Oneto: “Debemos generar economía financiera para las mujeres que provienen de situaciones adversas”

Carina Oneto: “Debemos generar economía financiera para las mujeres que provienen de situaciones adversas”

15 febrero 2024 Leer noticia
Paola Solari: “En Chile contamos con valioso talento femenino y es crucial no desperdiciarlo”

Paola Solari: “En Chile contamos con valioso talento femenino y es crucial no desperdiciarlo”

15 febrero 2024 Leer noticia
Claudia Pavez: “La única forma de impulsar el barco de la participación femenina es asumiendo nosotras mismas el compromiso”

Claudia Pavez: “La única forma de impulsar el barco de la participación femenina es asumiendo nosotras mismas el compromiso”

29 enero 2024 Leer noticia