Nuestras Socias

“Uno de mis poderes es la capacidad de conectar a las personas”

13 septiembre 2022

Liliana Parada es socia fundadora de CNG, directora de dos start-ups y de una fundación. Está en diversas redes, además de REDMAD, como Zonta Internacional, Rotary y el club Cordillera de los Andes, fundado por ella.


Liliana Parada estudió Contador Auditor en la Universidad de Santiago de Chile, cuenta con un MBA, Programa de Alta Dirección Empresarial – PADE, dos certificaciones internacionales en gestión de riesgos y diplomados en habilidades directivas, entre otros. En sus primeros diez años de trayectoria profesional lideró áreas de finanzas y tecnología en empresas multinacionales, y luego estuvo en cargos de gerencia general, hasta el 2021.

Su trayectoria dio un primer giro virtuoso hace 22 años, cuando encontró su pasión: la industria de la consultoría, y se desarrolló como consultor internacional en la empresa IGT durante ocho años. “En esa época realizábamos proyectos de modernización del Estado, financiados por la banca multilateral como el BID, BM y la JICA (Agencia de Cooperación Internacional del Japón). Trabajé en diez países de LATAM y lideré proyectos muy interesantes con impacto país en lugares como México, Centroamérica y también Chile”, cuenta.

Eso derivó a que hace 14 años decidiera formar su propia empresa de consultoría en gestión llamada CNG. “Es mi pasión, me encantó poder ayudar a organizaciones a cumplir con su propósito y ver que vas generando un impacto en el país. Me especialicé en Estrategia, GRC – gobierno corporativo, gestión de riesgos, compliance-, transformación digital, eficiencia/productividad operacional, entre otros, y he trabajado para más de 15 industrias y sectores. Estoy permanentemente estudiando para cumplir mi propósito: transformar a las empresas para que puedan competir por el mañana”.

Actualmente, es socia fundadora de CNG, Directora de dos start-ups, Directora de una fundación en proceso de formación llamada FOUNDERS, asesora del directorio de la fundación Esperanza Nuestra, y Consejera y Asesora del directorio de Familias Empresarias de Chile.

Organizadora de redes de mujeres

Liliana tiene una facilidad para conectar a las personas y cree que esto empezó, de forma inconsciente, en la Corporación. “Uno de mis poderes es la capacidad de conectar a las personas, así lo he hecho en el ámbito de la consultoría cuando conecto a mis clientes con los especialistas requeridos, y ahora con las mujeres”, afirma.

Postuló a REDMAD el 2017 y lo describe como un segundo giro virtuoso en su vida. Fue directora hasta el 2020, siendo responsable de la oferta de valor para las socias, mediante conversatorios con empresarios, líderes de opinión, académicos, conferencias, alianzas con universidades y outplacement. “Me interesaba que las socias se conectaran. Empecé a generar espacios de networking en cada actividad que hacíamos: las citábamos antes para que se conocieran, hacíamos dinámicas para que se juntaran antiguas con nuevas”, recuerda.

También creó el programa Competencias en Alta Dirección (CAD) y actualmente es facilitadora de círculo, madrina de socias nuevas, y apoya en el área de Consultoría y en el desarrollo de la tribu de Tecnologías Disruptivas.

Rotary International y Club Cordillera de los Andes

Liliana también es parte del Rotary desde hace 14 años, y en 2020 fundó la red de mujeres rotarias junto al Gobernador del Distrito ante el desafío a nivel internacional de aumentar la membresía de mujeres. “Fue muy bonita esa red, porque empecé a conocer a mujeres de provincias y otros países, ya que el distrito es territorial. Lo otro interesante fue que creé un programa llamado Diplomacia y Género, donde exponían embajadores sobre la equidad de género en su país”.

En 2021 creó un club con foco de género llamado Cordillera de los Andes, que ha realizado dos proyectos sociales: Rincón Tecnológico, junto a la fundación Por Todas, en La Pintana, y un programa de mentoría para 30 emprendedoras en la Municipalidad de Peñalolén.

“Empecé a llamar a amigas y socias de REDMAD y somos 25 personas. Es clave poder transmitir el sueño. Estoy liderando un nuevo proyecto que me apasiona y cuando empiezo a contar que consiste en incentivar a las niñas a que estudien carreras TI , porque si no las brechas de género van a ser mayores, sobre el impacto que podemos generar y que juntas lo podemos lograr, se interesan mucho”, dice.

Además, participa en Zonta Internacional, una organización mundial de mujeres profesionales que trabajan para promover los derechos de las mujeres. Llegó a través de la socia Sima Nisis de Rezepka. “Yo la invité a ser parte de REDMAD y ella a mí a ser parte de Zonta”, cuenta.

Liliana está muy reconfortada viendo a las rotarias y zontanianas siguiendo un sueño y trabajando para los proyectos sociales, al igual que a las socias REDMAD. “Vas generando estas conexiones y también amistad y confianza. Al final, sientes que no estás sola en la vida, estamos todas conectadas. La retribución es muy grande. Lo otro importante es que hay que invertir tiempo en el uno a uno para conocer a las personas, poder conectarse con ellas y empatizar”.

La importancia de la colaboración

Para las mujeres lo más fundamental es la colaboración, indica: “Si no nos unimos va a ser difícil poder avanzar más rápido. Siempre les pregunto a las mujeres qué necesitan, dónde quieren llegar y cómo las puedo ayudar. Es rico escuchar esas palabras y saber que tienes redes. Colaborar es la clave de todo”.

Liliana está casada desde hace 33 años con “un hombre maravilloso” que ha sido su “permanente mentor y coach” y tiene tres hijos. El mayor es médico, la del medio es ingeniera civil industrial con mención en TI y trabaja en Meta (Facebook). “Es la primera mujer de la UC que trabaja ahí. Hizo su práctica en Silicon Valley y ahora vive en Seattle y está en un proyecto de realidad aumentada”, dice Liliana. La menor está en tercer año de Ingeniería Civil en Computación y hace voluntariado en la fundación Niñas Pro. “Hace clases de programación a niñas de enseñanza media para que se animen a seguir una carrera afín”, cuenta.

Además del voluntariado que realiza en seis fundaciones, diseña sus propias joyas con piedras de diferentes países, practica yoga y pilates, y es fanática de las series coreanas de Netflix recomendadas por sus hijas. “Me encanta aprender cosas nuevas, en especial si son relacionadas a la tecnología, así que mis hijas y YouTube son mis mejores aliados”, expresa.

Como su mantra es que “los pensamientos crean realidad”, se define como una soñadora que trabaja para crear un mundo mejor para sus hijas y todas las mujeres. “Tal como dice la canción Imagine de John Lennon: “You may say I’m a dreamer but I’m not the only one, I hope someday you’ll join us and the world will live as one””.

Compartir

Artículos relacionados

“Mi propósito es ayudar a que empresas y personas sean más conscientes y felices para lograr sus objetivos”

“Mi propósito es ayudar a que empresas y personas sean más conscientes y felices para lograr sus objetivos”

13 septiembre 2022 Leer noticia
“Las mujeres tienen que confiar en los recursos que tienen, como el aprendizaje y la experiencia”

“Las mujeres tienen que confiar en los recursos que tienen, como el aprendizaje y la experiencia”

30 agosto 2022 Leer noticia
“Mi sueño es hacer que la sustentabilidad sea transversal a cualquier tipo de empresa, sin importar el tamaño”

“Mi sueño es hacer que la sustentabilidad sea transversal a cualquier tipo de empresa, sin importar el tamaño”

30 agosto 2022 Leer noticia