Opinión

Desafíos de una nueva realidad

17 mayo 2022

María Paz Urzúa, gerente de marketing digital y participante de la mesa de Marketing y Ventas, profundiza sobre el mundo paralelo del metaverso, los beneficios y riesgos que presenta, y sus infinitas posibilidades como una nueva dimensión de la experiencia humana.

Mar

En agosto del año pasado, mi hijo de 13 años me convirtió en una de las 78 millones de personas conectadas al concierto de Ariana Grande en Fornite. A través de este popular juego, los avatares -identidad virtual que escoge cada jugador- interactuaban con la cantante, en un mundo paralelo, un metaverso.

Unos meses después, Mark Zuckerberg presentó Meta, el nuevo nombre de Facebook. Según Zuckerberg, Meta es «una empresa en el metaverso, que construye el futuro de la conexión social» y este metaverso no será creado por una sola empresa. Será un esfuerzo colectivo de creadores y desarrolladores «que crearán nuevas experiencias y artículos digitales interoperables y desbloquearán una economía creativa».

La apuesta de Meta y otras grandes empresas es que empecemos a vivir en el metaverso, que nuestras reuniones sociales, vida laboral, nuestras compras, nuestro entretenimiento, se hagan en este mundo paralelo. Que pasemos de la reunión de trabajo a una tienda a comprar un regalo, y luego nos vayamos a una fiesta de cumpleaños, todo en forma virtual.

Si el diseño de las redes sociales y smartphones se pensó para cambiar nuestros hábitos y hacerlos adictivos, el metaverso puede causar una adicción mucho mayor. El metaverso promete desarrollar nuevas interfaces y experiencias sensoriales, ampliar las redes sociales y las dinámicas de mercado, entre otras creaciones.
El desafío es, entonces, qué vamos a hacer frente a este nuevo escenario. Por ejemplo, si los límites entre países no aplican, ¿cómo establecer regulaciones? ¿Qué moneda vamos a usar?

¿Serán las grandes empresas las que definan las reglas? Si el desarrollo del metaverso va a ser colectivo, pueden surgir disruptores digitales que cambien las reglas como lo han hecho muchas exstart-ups que han modificado la forma en que compramos (Cornershop), nos movilizamos (Uber) u orientamos (Waze).

Aunque no podemos imaginar toda la gama de beneficios o riesgos que surgirán, está claro que estamos a punto de lanzarnos a una nueva y fascinante dimensión de la experiencia humana.

Y frente a este cambio de paradigma, podemos adoptar dos posiciones: ignorarlo y no hacer nada (hacernos los locos) o empezar a cuestionar, investigar y buscar respuestas.

La decisión es personal.

Más información: https://www.ey.com/en_gl/digital/metaverse-5-questions-shaping-the-next-frontier-of-human-experience

Compartir

Artículos relacionados

A Rosa Devés

A Rosa Devés

31 mayo 2022 Leer noticia
Retomar el camino del crecimiento

Retomar el camino del crecimiento

31 mayo 2022 Leer noticia
Los desafíos que enfrentan los directorios

Los desafíos que enfrentan los directorios

04 mayo 2022 Leer noticia