Opinión

Por María Noé Barisón, Founder Manager AB Human Research Solution

La mochila cultural con la que cargan las empresas locales

28 febrero 2019

María Noé Barisón es socia Red MAD y hace once años dirige su empresa de reclutamiento AB Human Research Solution. Cree que las principales brechas, hoy se encuentran en las empresas nacionales y que la principal piedra de tope son los sesgos culturales.

 

Hace quince años que vivo en Chile, donde manejo mi propia empresa de reclutamiento, AB Human Research Solution, nuestra experiencia esta cimentada en la Gestión de Recursos Humanos, en la Búsqueda y Selección de talentos para mandos medios y gerencias. Durante todos estos años, en que hemos colocado en el mercado a más de 900 candidatos en variadas posiciones, dentro de empresas nacionales y trasnacionales, he podido constatar, la brecha que existe entre hombres y mujeres, en cargos de primera línea. No se trata de un problema solo de Chile, en mi país y en otros mercados de Latinoamérica, sigue siendo un reto pendiente para las empresas. Sin embargo, sí se perciben brechas más pronunciadas que lo que ocurre en mercados de economías desarrolladas e incluso en Argentina misma, en donde la participación de la mujer en el mercado laboral comenzó muchísimo antes que aquí.

Hay personas que sugieren que mejorando los mecanismos de selección se podrían eliminar ciertos sesgos inconscientes implícitos en la selección de talentos femeninos. Sin duda, tenemos mucho que avanzar en este ítem, en implementar procedimientos mas innovadores, que consideren todos los ámbitos de acción del postulante, y no solo su carta de presentación. Sin embargo, creo que el principal obstáculo en este momento sigue siendo quien toma la decisión.

Nosotros hemos presentado a mujeres para cargos ejecutivos, en ternas, en muchísimas oportunidades. Pero varias veces han sido descartadas. A veces, incluso por requerimiento de las mismas empresas, quienes prefieren que un hombre ocupe el puesto. Esto ocurre especialmente en las áreas duras de las compañías, como lo son finanzas y gerencias generales. A pesar de todo, hemos visto casos de mujeres talentosísimas que sí han sido elegidas para cargos importantes.

En todos ellos, ha sido la voluntad de la empresa, de contratar a una mujer, la que ha hecho una gran diferencia. Los directores y ejecutivos de primera línea son los que siguen teniendo la última palabra y son las personas con quienes debemos relacionarnos para mover la aguja a nuestro favor. Modificar sus percepciones, compartiendo en instancias de networking y relacionamiento, puede ser una buena estrategia para acelerar la contratación de mujeres, logrando la tan ansiada complementariedad.

En las empresas nacionales es donde debemos hacer el principal esfuerzo. La mayoría de las compañías multinacionales ya tienen incorporadas políticas de promoción del talento femenino, y han manifestado su compromiso por aumentar la participación femenina, de modo mucho más explícito.

Un ejemplo de ello son todas las compañías reconocidas en el Índice de Igualdad de Género (GEI), lanzado recientemente por Bloomberg. Focalicemos nuestros esfuerzos en tejer redes con esos líderes empresariales, derribando los prejuicios que aún persisten sobre la mujer en el trabajo, transmitiendo confianza y mostrando el gran talento que hay sobre la mesa.

 

 

 

Compartir

Artículos relacionados

Liderazgo Inclusivo: el motor de la sostenibilidad de Chile

Liderazgo Inclusivo: el motor de la sostenibilidad de Chile

02 octubre 2020 Leer noticia
Reactivación post pandemia: una oportunidad de empoderar a las regiones

Reactivación post pandemia: una oportunidad de empoderar a las regiones

27 agosto 2020 Leer noticia
Editorial: Las empresas como agentes de cambio social

Editorial: Las empresas como agentes de cambio social

27 agosto 2020 Leer noticia