Opinión

Mesa de Tecnología y transformación digital: La evolución de la transformación digital en las empresas y su camino de maduración post pandemia

25 octubre 2021

La crisis sanitaria exigió una rápida reacción y adaptación de parte de las organizaciones, lo que las obligó a acelerar sus decisiones de inversión y reestructuración. Y no solo para enfrentar los ajustes y surfear la crisis de cara a los clientes, proveedores y trabajadores, sino también como una oportunidad para redefinir y enfocar con mayor precisión su camino de transformación.

Por Claudia López Jaramillo

El proceso de cambio que han vivido las empresas ha sido de tal magnitud y aceleración, que resulta más adecuado enmarcarlo más allá de las tecnologías y soluciones digitales de productos y servicios que se han creado. Es más apropiado renombrar el proceso como una transformación global de todas las capacidades y recursos requeridos para enfrentar con éxito el cambio de era al que nos enfrentamos.

En los procesos comerciales y de omnicanalidad para el rediseño de la relación y experiencia de los clientes es donde hemos observado una mayor cantidad de cambios e innovaciones tecnológicas, dando cuenta, de una transformación más activa y profunda. Las industrias del retail, los servicios financieros y la banca son claros ejemplos de la rápida evolución del modelo de negocio hacia los canales digitales online. En este espacio, la siguiente evolución vendrá impulsada por el mayor uso del Big Data y el Data Science y Analytics, como capacidades corporativas centrales para entender lo que requiere y necesita el consumidor. Todo ello, con el propósito de tomar decisiones más acertadas de acuerdo a este conocimiento.

En un primer momento, la incorporación de tecnologías fue considerado como una gran herramienta para reducir los costos de procesamiento y los resultados de eficiencia. La transformación en la automatización y la digitalización de los procesos productivos e industriales, en tanto, ha mostrado un menor nivel de profundidad y avance. Y es que la aceleración de estos cambios requiere el establecimiento de redes de comunicaciones inteligentes. Para ello, sin duda, la revolución del 5G será un pilar relevante para la industria 4.0, en particular en campos donde se requiere gran precisión y un control constante de los procesos.

El cambio de estándar hacia redes 5G, de una alta velocidad y un menor tiempo de respuesta (latencia), fomentará el crecimiento de prestaciones, trayendo aún más disrupciones en la hiperconectividad de las personas, objetos, dispositivos, aplicaciones, datos, sistemas de transportes (autos sin conductor) y ciudades. Se establecerá así un ecosistema masivo de IoT (Internet de las cosas). Para las empresas, el desarrollo de este tipo de conectividad constituye el “hito” que les permitirá una mayor capacidad de automatizar procesos e incrementar su habilidad para detectar cambios de entorno y ofrecer soluciones en tiempo real.

Con todos estos avances, que siguen sucediendo aceleradamente, se generarán nuevos patrones de interacción con los clientes, los empleados, los proveedores y otras partes interesadas. Y apalancado con esto veremos cada día más soluciones y procesos con inteligencia artificial y realidad virtual/aumentada.

Finalmente, al observar la sostenibilidad del proceso de transformación de las empresas, podemos concluir que no estará en la incorporación de nuevos y mayores avances tecnológicos, o el acceso a una red móvil que les permita digitalizar su cadena de valor completa, lo cual terminará siendo asequible para muchas. Hoy el gran desafío que enfrentan las organizaciones es impulsar una cultura que facilite el proceso de transformación que están vivenciando, aumentar las competencias digitales de su capital humano, y establecer nuevos métodos de trabajo que propicien la agilidad interna y fomenten la innovación. Ahí estará la clave para responder con éxito, desde las personas y con un propósito compartido, al entorno líquido que navegamos.


Acerca de la autora de esta columna de opinión:

Claudia López Jaramillo
Directora ejecutiva de Thinking Up Consulting, empresa de servicios de consultoría en estrategias de negocio, marketing y sostenibilidad. Con 20 años de experiencia ejecutiva en áreas de Desarrollo Comercial, Transformación Digital e Innovación, en empresas públicas y privadas B2B y B2C. Socia REDMAD y WIM Chile. Mentora de emprendimientos y desarrollo de carrera para mujeres Woom Up. Ingeniera Civil Industrial, MBA y Diplomada en Comunicaciones Corporativas. Formación en el Programa de Alta Dirección del Instituto de Directores de Chile.

Compartir

Artículos relacionados

Los retos urgentes que nos presenta el 2022

Los retos urgentes que nos presenta el 2022

30 noviembre 2021 Leer noticia
La sustentabilidad en el propósito de la alta dirección

La sustentabilidad en el propósito de la alta dirección

30 noviembre 2021 Leer noticia
Reactivación con equidad de género: la unión hace la fuerza

Reactivación con equidad de género: la unión hace la fuerza

22 octubre 2021 Leer noticia