Opinión

Ingrid Quezada, Directora de ProChile Ñuble:

Pensar en grande: la pieza que falta para incentivar las industrias creativas

28 febrero 2019

Ingrid Quezada es socia Red MAD, y desde hace 12 años se mueve entre el mundo del emprendimiento y la innovación. Cree que para incentivar las industrias creativas en Chile, hace falta un cambio de mentalidad: creer que las ideas pueden salir de las fronteras locales.

Desde hace algunos años, el ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, y otras entidades, como el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), han empezado a referirse al concepto de industrias creativas. Se trata de un término relativamente nuevo, que hace alusión a la creación de todos aquellos productos o servicios, producto de la creatividad, como las artes, por un lado, y otras disciplinas, como el diseño, el desarrollo de videojuegos y la publicidad.

Hace 12 años, decidí incursionar en este mundo, con un emprendimiento de diseño de moda, hoy llamado Fahionistas City, que exporta sus productos principalmente hacia México. Apenas empezaba el comercio digital en redes sociales y tuve que aprender de manera autodidacta a vender mis productos a mis primeros clientes, tanto en Chile como en el extranjero, a mis primeros clientes, quienes creyeron en mí nuevo concepto de moda no tradicional para las novias. En ese momento, era la primera chilena en crear vestidos de novias originales con bordados y telas bicolor. Hoy, además, incorporo a las telas tecnologías y bordados en 3D.

Junto a mi hermano, Felipe Quezada, quien también es amante de la innovación, decidimos apostar por las tecnologías aplicadas al diseño en 3D, desarrollo de apps, videos juegos, animaciones y realidad virtual. Juntos creamos el estudio creativo digital Bitplay, ubicado en Concepción, con quienes hemos exportado creatividad digital hacia mercados tan lejanos como Rusia. De hecho, fuimos los primeros chilenos en desarrollar un concierto en 3D para ese país.

Oportunidades hay muchas e ideas también, particularmente en este mundo, donde la tecnología se ha vuelto una herramienta tan accesible para el desarrollo de productos y la conectividad. Hoy, es posible que cualquier persona vea tu portafolio, en cualquier mercado, en cualquier idioma. Para quienes trabajamos en el mundo de las industrias creativas se trata de una oportunidad única para exportar nuestros servicios hacia todo el mundo. El valor de algo realizado con autenticidad e innovación siempre va a ser su originalidad frente a otros productos de menor valor agregado.

Para otras industrias, como los videojuegos, el cine, las comunicaciones y la publicidad, también se trata de un momento único para el desarrollo de contenidos e historias que impacten en las personas. Las nuevas formas de ver televisión, los medios digitales y la conectividad abren oportunidades para sectores, que antes, ni siquiera estaban considerados en la medición del PIB.

En Chile existen muchas empresas creativas, lo que falta es crecimiento. ¿Cómo lograrlo? Para mí, lo primero es cambiar la mentalidad: dejar de pensar que los productos que hacemos son exclusivamente para el mercado chileno, y pensar que nuestras posibilidades hoy, pueden llegar a cualquier rincón del mundo. ProChile y otras entidades como las Cámaras de Comercio ofrecen oportunidades para aprender y viajar en misiones comerciales a ofrecer nuestros servicios creativos y hacer nuevos contactos en diferentes ferias internacionales. En ProChile, por ejemplo, existe un programa llamado “Mujer exporta”, que asesora a mujeres emprendedoras a vender fuera de Chile. Posibilidades hay muchas, lo que nos falta es pensar en grande.

 

Compartir

Artículos relacionados

Liderazgo Inclusivo: el motor de la sostenibilidad de Chile

Liderazgo Inclusivo: el motor de la sostenibilidad de Chile

02 octubre 2020 Leer noticia
Reactivación post pandemia: una oportunidad de empoderar a las regiones

Reactivación post pandemia: una oportunidad de empoderar a las regiones

27 agosto 2020 Leer noticia
Editorial: Las empresas como agentes de cambio social

Editorial: Las empresas como agentes de cambio social

27 agosto 2020 Leer noticia