Opinión

Proyecto de ley 40 horas y salud mental

22 noviembre 2022

Claudia Lozano, una de las líderes de la mesa temática de Capital Humano, nos invita a reflexionar: ¿es la cantidad o la calidad de las horas dentro de la jornada laboral lo que mayormente afecta la salud mental de los trabajadores?, tema que ya se debate por los expertos a nivel internacional al evaluar esta tendencia.

Uno de los factores importantes en el debate que se ha producido en relación con el proyecto de reducción de la jornada laboral a 40 horas, es que este plantea como objetivo aportar al balance de la vida personal y laboral, como asimismo a un mejor estado en la salud mental de nuestros trabajadores.

Tener más tiempo disponible, idealmente que permita incorporar hábitos de bienestar como el descanso, el aprendizaje, el compartir con amigos y seres queridos, para hacer deporte o para entretenernos, es muy positivo para avanzar en calidad de vida.

En la línea de mirar a los trabajadores como seres humanos integrales, invitamos a una reflexión más amplia basada no solo en la cantidad, sino, en la calidad del tiempo de trabajo. O sea, lo importante que es lo que ocurre dentro de la jornada laboral para la salud mental y emocional.

La experiencia nos demuestra que son los ambientes laborales poco sanos lo que más afectan y dañan la salud mental de nuestros trabajadores, las personas no logramos separar tan fácilmente lo que nos pasa dentro del trabajo de lo que vivimos fuera de él, por lo cual los ambientes tóxicos empañan todos los planos de la vida de un trabajador.

Según un estudio de Gallup el agotamiento laboral, también conocido como burnout, se produce principalmente por alguno de estos cinco factores: un sentimiento de trato injusto, una carga de trabajo inmanejable, comunicaciones poco claras, falta de apoyo de las jefaturas o presiones en tiempos irrazonables. Todos quienes se han sentido bajo mucho estrés probablemente se reconozcan en alguna de estas situaciones o en más de una a la vez. Sin duda la presión no desaparece al finalizar la jornada.

El mayor desafío de las organizaciones es desarrollar liderazgos integrales, ya que este rol es clave para lograr organizaciones sanas.

Lo bueno de invertir en nuestros líderes y en ambientes laborales sanos es que estos espacios generan mejoras considerables en aspectos como desempeño, productividad, creatividad, compromiso y permanencia de los trabajadores, lo cual impacta directamente de manera positiva en los resultados de la organización.

O sea, la inversión en el bienestar de las organizaciones y en líderes preparados mental, emocional y físicamente para gestionar a sus equipos, puede aportar a compensar de alguna manera la baja de productividad que se presenta con la disminución de la jornada y es esencial al hablar de salud mental. La invitación es a que pongamos el foco en organizaciones balanceadas integrales, para tener trabajadores en su mejor versión, lo cual impactará positivamente en el negocio.

Por otra parte, es importante a nivel de políticas públicas apoyar este camino de diversas formas. Por ejemplo, ampliando los rangos de cobertura de la franquicia Sence, para que los cargos de mayor responsabilidad puedan ser preparados correctamente, o generando beneficios tributarios para las organizaciones que realicen programas de salud mental y de calidad de vida, entre muchas otras ideas que, sin duda, serán una inversión positiva en la construcción de un país más equilibrado, sano y feliz.

Compartir

Artículos relacionados

Aportar a la sociedad, 7 años de propósito compartido

Aportar a la sociedad, 7 años de propósito compartido

02 diciembre 2022 Leer noticia
Cómo lograr un buen gobierno corporativo en empresas “no tan corporativas”

Cómo lograr un buen gobierno corporativo en empresas “no tan corporativas”

03 noviembre 2022 Leer noticia
Summit REDMAD: aprendizajes para avanzar

Summit REDMAD: aprendizajes para avanzar

03 noviembre 2022 Leer noticia