Opinión

Por María Isabel Aranda

Liderazgos del futuro: La rapidez de los cambios tecnológicos y la necesidad de innovar.

16 enero 2019

La rapidez de los cambios tecnológicos y la necesidad de innovar permanentemente, requerirá de líderes capaces de inspirar a sus equipos, con estructuras de trabajo flexibles y descentralizadas.

No elegir pegas, elegir jefes. Esa es la nueva mirada del trabajo que he comenzado a escuchar en seminarios y charlas de diversos expertos en management. Lo que algunos proponen es la idea de los líderes como “gestores de felicidad, a su juicio, el nuevo rol que estos debiesen cumplir al interior de las empresas. Se trata de un tema relevante para las organizaciones, considerando los importantes cambios tecnológicos que enfrentan las empresas y sus consecuencias en las estructuras del trabajo. Con la automatización de tareas y la necesidad de fomentar la innovación,  las aptitudes valoradas en los líderes también tenderán a evolucionar, particularmente hacia estilos de liderazgo transparentes y cercanos, con el foco puesto en inspirar y provocar la cooperación y colaboración tanto de sus equipos como de sus grupos de interés externos.

El mismo Eduardo Bitrán comentaba en su inspiradora charla “Los desafíos de las empresas en la revolución 4.0”, que las decisiones adoptadas por las empresas, al interior de sus gobiernos corporativos y en sus estilos de liderazgo, cumplen un rol importante en el fomento a la innovación, un imperativo para las empresas que quieren sostener su crecimiento en el largo plazo. Para fomentar la creatividad y llevar a cabo ideas disruptivas se necesita una cultura de flexibilidad, de diversidad y de confianza mutua y de equipos que tomen riesgos, subrayó Eduardo Bitrán.

En ese contexto, el líder debe ser una persona capaz de inspirar a sus equipos, de transmitir la cultura y visión transformadora de la empresa, con un profundo sentido del respeto. La cultura de la compañía, en tanto, debe ser integradora, colaborativa, descentralizada en su toma de decisiones, y que incentive la innovación, permitiendo a sus talentos, tomar riesgos. Las compañías que adopten estas prácticas estarán mucho más preparadas para enfrentar la revolución 4.0 de la economía. Por el contrario, las empresas que decidan mantener jefaturas verticales, autoritarias y centralizadas, correrán con desventaja en este nuevo mundo.

Las mujeres podemos ser parte fundamental de este cambio al interior de las empresas, potenciando nuestras cualidades femeninas: el cuidado por los otros, la empatía, la capacidad de observar e intuir los cambios, con flexibilidad y apertura. Con la convicción de que la complementariedad es clave para las empresas del futuro, las mujeres podemos proponer nuevas estilos de liderazgo, cambiar los estereotipos que existen y abrirse a la diversidad de todo tipo.

Compartir

Artículos relacionados

Liderazgo Inclusivo: el motor de la sostenibilidad de Chile

Liderazgo Inclusivo: el motor de la sostenibilidad de Chile

02 octubre 2020 Leer noticia
Reactivación post pandemia: una oportunidad de empoderar a las regiones

Reactivación post pandemia: una oportunidad de empoderar a las regiones

27 agosto 2020 Leer noticia
Editorial: Las empresas como agentes de cambio social

Editorial: Las empresas como agentes de cambio social

27 agosto 2020 Leer noticia